El artículo del mes: La libertad y la crisis de la transmisión ... Febrero de 2015

Queridos Hermanos, queridas Hermanas, queridos amigos, queridos internautas.

La Masonería es una de las últimas sociedades iniciáticas occidental depositario de la tradición primordial. Transmite de una generación a otra, un "depósito" original que  se debe preservar.

El tríptico inseparable Tradición-Iniciación-Ritual permite y realiza la incorporación a la cadena iniciática que garantice los Hermanos y Hermanas de la autenticidad del "depósito" que le es transmitido en Logia, al igual el tamaño de los grados o títulos a los que pueden acceder y la fuerza de los rituales seguidos durante las ceremonias. La transmisión requiere un transmisor, un contenido y un receptor. Nos interesados en este artículo a la persona que recibe.

Postmoderna contemporánea desafía la noción de "sujeto" universal, racional y consciente, auto-definido por el pensamiento moderno. Este cuestionamiento interfiere directamente en los conceptos mencionados en la masonería. ¿Qué sentido tiene la "iniciación" si el hermano o hermana no pueden acceder a controlarse a sí mismo?  Aquel o aquella que reciba la "Luz" ¿es un ser libre de elegir lo que quiera?

Refutando la tesis de Descartes sobre la realidad de la identidad y la conciencia del "yo".

Kant, seguida por el toque de filósofos, tratará de demostrar que la conciencia no es una pura interioridad, el  "yo" es sólo una función del pensamiento.

Nietzsche, en "La voluntad de poder", afirma que el "sujeto" no existe: "El tema es la ficción según la cual muchos estados  similares, en nosotros sería el efecto de un solo sustrato, pero somos nosotros los que hemos  creado la "identidad" de estos estados, y el hecho de que no es su identidad, pero  que los traemos a la identidad que disponemos".

Marx también contradice la posibilidad de un sujeto libre que se presenta como una ilusión ideológica creada por la burguesía. La libertad del sujeto está condicionada por la apariencia a una "clase social".

Freud se expande el concepto ya definido previamente inconsciente. La determinación de la consciente, no se reduce a algunos fenómenos no controlados por los sujetos y se convierte en un proceso de selección que permite o impide el acceso de datos a la conciencia.

A lo largo del siglo XX, la ciencia ha seguido, esta crítica de la autonomía del sujeto se considera sujeto a los sistemas sociales o procesos internos. Un nuevo paso se dio con el estructuralismo. Cada lengua es un sistema que se aplica a los que utilizan y creen dominar.

Hoy en día, la crítica se ha convertido en rutina. El sujeto libre de determinar quién iba a salir de nuestras sociedades avanzadas en realidad el individuo cada vez más aislado, separado de las solidaridades tradicionales que eran las familias en el más amplio sentido de pertenencia y de otras organizaciones o grupos humanos.

Las órdenes iniciáticas no han escapado a este movimiento de deconstrucción. Algunos los ven, no como marcos que permiten la "liberación de estar" bajo bergsoniano pero como reliquias pintorescas de un pasado o sistemas de preservación de un orden social agrietada y reaccionario pasada.

Más allá de las críticas de diferentes organizaciones o estructuras que pretenden la masonería es la idea de la transmisión, que está siendo cuestionada en la actualidad. Todo lo que se transmite viene siendo  objeto de duda. Se prefiere su supuesta "espontaneidad" sensata verdad "inmediata" la persona por olvidar que el fundamento de todas las civilizaciones son el control y la regulación de los instintos, mediante la consolidación de comportamiento.

A éstas crítica filosófica y sociológica, además de un rápido cambio biotecnologías que afectan a los fundamentos mismos de la persona. La descomposición de paternidad  en  múltiples elementos, y pronto el de la maternidad contribuye al debilitamiento de la transmisión.

Masonería, cuyo objetivo es la adhesión de los seres a la libertad por medio del conocimiento, no puede permanecer insensible a la pérdida básica de lo que significa que todo el mundo puede ver. Un ser cortado de sus raíces no puede tener un futuro, se convierte en vulnerables a las peores y frágiles influencias ante todos los que le prometieron una identidad imaginaria.

"El futuro tiene una larga historia" dijo el Talmud de Babilonia. Transmisión masónica Mason reintegrada en una historia de siglos de antigüedad que no obstaculice pero le da acceso a la experiencia y la sabiduría de los que le precedieron. El mundo debe ser "re-encantado" debemos contribuir al reafirmar nuestro Camino.

François Stifani